lunes, 27 de julio de 2009

LA RAZON NO TIENE SEXO

UNA LLAMADA PUEDE SALVAR UNA VIDA
En 1633, un pensador francés, llamado Poullain de la Berre, defendía que “la razón no tiene sexo”, y en nombre de la “razón” ya reclamaba la aplicación de leyes para compensar la discriminación histórica que la mujer ha sufrido. Han pasado casi 400 años y seguirnos insistiendo, cada día, sobre la sin razón de la violencia contra la mujer, en cualquiera de sus variadas formas.
En estos días, el escalofrío que suele causar la realidad, nos a recorrido el cuerpo social ante la información de la violación sufrida a niñas, a pequeñas mujere. La violencia hacia las mujeres es el exponente mas claro de la desigualdad, no logramos barrer de nuestra vida social el machismo estructural que a lo largo de los siglos se ha acumulado en nuestra cultura española. La discriminación, cuando no la violencia directa o indirecta es un temblor social casi diario que conmueve nuestra sociedad presuntamente moderna. Un dato a modo de triste ejemplo: La línea de asistencia 016 recibe unas 8 llamadas por minuto en toda España. Escalofriante realidad de un dato de una línea directa de asistencia y asesoramiento para mujeres en problemas.
Sólo desde la la falta de cultura y el consecuente vacío de valores, de nuestro entorno, pueden explicar la violencia y violaciones que son noticias en estos días y que por pudor y por ya conocidos, no tengo ánimo para entrar en detalles.
El analfabetismo en materia de valores personales y conductas sociales de muchos hombres arrastrados por los más bajos instintos, es causa suficiente para estas acciones por todos repudiables, pero reales y más constantes que las que tenemos noticias. Podría extenderme, como mujer, como política y feminista activa, folios y folios, acusando a unos y a otros. Pero soy consciente que no es solamente cuestión de denunciar y acusar. Es cuestión de educar en igualdad desde todos los ámbitos, colegios, institutos, universidad, familia, medios de comunicación… El viejo, reiterado y siempre poco suficiente hecho del proceso educativo eficaz, que forme en valores, en el conocimiento del sí, del otro, de la otra, de los derechos y las obligaciones, de la vida como acontecimiento humano inigualable donde el respeto unido a la libertad es la condición esencial de la convivencia entre sexos.
No hay recetas mágicas. Hay magníficas leyes y bien claras: La Ley contra la Violencia de Género, su Titulo Preliminar, expresa su intención: “Actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aún sin convivencia”.
Una ley necesaria, pero necesariamente unida a una educación en valores, a una evolución de la conciencia colectiva como sociedad desarrollada, a el abandono de registros mentales ancestrales de supremacía machista, nuestra actitud ante esta realidad, la de ustedes, la mía, la de todos y todas, solamente puede hacerlo cambiar.
En el 2004 menos de un 4 % de los españoles consideraban este tema como grave o importante. En el 2009 un 6,5 %. Esta es la razón de la sin razón, aunque la razón no tenga sexo.

Esta es la clave: conseguir una masa crítica que logre cambiar la dinámica y las referencias, pues con el 4% o con el 6,5% de la población preocupada por este tema no es posible reconstruir otro modelo de sociedad basado en el respeto al otro y en la no supremacía de un sexo sobre otro.

Un saludo
Gloria Calero

31 comentarios:

Lili Amado J dijo...

Su artículo contra la violencia
de g{enero me parece un aporte

Felicitaciones

Lili Amado J

Carlos de Acuna dijo...

La razon no tiene sexo, pero muchas veces la sin razon tiene sexo masculino.Los hombres deberíamos reconocer nuestra violencia.

Saludos.

Carlos de Acuna

Poullain de la Berre, dijo...

Lo que no sabemos es cuantos hombres quieren cambiar, cuantos hombres necesitan de verdad hacer un trabajo sobre su deseo de poder sobre la mujer.
No hay una estadística de ellos, si es que existe ese deseo

Saludos de Poullain de la Berre,
del lugar de víctima

Micaela Davila dijo...

La identidad masculina se ha configurado siempre en términos de competitividad y poder; rasgos como el miedo, las lágrimas, el dolor o cualquier manifestación extrema de sentimientos no tenían cabida en el estereotipo de hombre. El rechazo de estas emociones implica la negación de uno mismo y la incapacidad para crecer como persona.


Hombres deben aprender un camino
diferente,
Las emociones son humanas.
Y la unica emocion no es la ira,
la competitividad, la ambición,

Saludos
Micaela Davila

Ana M. de Abreu dijo...

El hombre se encuentra atrapado en un laberinto de roles, exigencias y mandatos que paralizan su capacidad de sentir y de exteriorizar sus emociones. Ante esto, o bien puede seguir bajo el peso de la norma social, con la consiguiente pérdida de sí mismo, o aventurarse en un proceso de aceptación y comprensión personal. No se trata de asumir lo denominado “femenino”, la masculinidad no se completa únicamente con esos rasgos, ni se trata de alcanzar un prototipo de hombre afeminado.

Saludos

Ana M. de Abreu

Eva J.L.- dijo...

Las madres machistas forman hijos machistas.
Se necesita un cambio de perspectiva de las madres.
Soy una victima de violencia machista.
Mi maltratador tiene orden de alejamiento.
Pero mi hijo reproduce el modelo con su novia actual.
Que se puede hacer???
Yo lo he educado mal.
Me siento culpable.
Pero cuantas culpas puedo arrastrar?

Saludos

Eva J.L.-

Pablo Martin Correa dijo...

Aceptar la propia vulnerabilidad masculina.

Aprender a expresar emociones y sentimientos.

Aprender a pedir ayuda y apoyo.

Aprender métodos no violentos para resolver los conflictos.

Aprender y aceptar actitudes y comportamientos tradicionalmente considerados femeninos, necesarios para un desarrollo humano completo.



Eso necesitamos para poder evolucionar.
Saludos

Pablo Martin Correa

Vicente Ayala Almeida dijo...

La masculinidad es una construcción social mediante la cual a lo masculino se le asigna una posición de superioridad sobre lo femenino, en definitiva podemos definir las relaciones entre masculinidad y feminidad como una relación de poder versus sumisión. Concebimos la identidad como un proceso de relación con nuestro entorno social (socialización) e intluenciado por los estereotipos (prototipo), que tiene como consecuencia la identificación con el endogrupo y la diferenciación con el exogrupo. Es importante resaltar que cuando nacemos tenernos una neutralidad psicosexual y es durante el proceso de socialización cuando surgen la diferencias de género.

En el mundo masculino tenemos la necesidad de sentimos parte del endogrupo para desarrollar y mantener nuestra identidad masculina y, especialmente, reiterar la supremacía de lo masculino sobre lo femenino.

Yo, no quiero cambiar.
Se que es duro de aceptar.
Pero a mi este sistema me
conviene.
Aunque me cueste la separación.
Lo tengo claro.
Mujeres no me van a faltar.
Y mujeres sometidas menos.

Es muy triste lo que digo, pero prefiero ser sincero

Vicente Ayala Almeida

Pablo Barbosa dijo...

No tener que ocultar nuestras emociones y sentimientos bajo la falsa premisa de ser un «hombre de verdad».

· Participar activamente de la crianza de nuestros/as hijos/as.

· No tener que demostrar Constantemente que eres el mejor, incluso poniendo en peligro tu integridad fisica y psicológica.

· Construir un modelo de relación familiar y social no basado en el ejercicio del poder, sino que en compartir dicho poder.

· Aceptación por parte del mundo masculino de lo diferente.
Saludos.

Pablo Barbosa

Gloria Calero dijo...

Querida Eva J.L:
Ni debe ni puede echarse la culpa de nada. Todos y todas somos el fruto de esta cultura basada en el poder y en la falta de valores, usted por desgracia es una victima del sistema y su hijo otra victima mas.
La violencia que ejercen algunos hombres hacia las mujeres, no es culpa de las mujeres, es culpa de ellos, no lo olvide nunca. Una madre siempre intenta criar a sus hijos lo mejor que puede o sabe pero también hay muchos agentes externos que influyen en esa educación y que continuamente nos están bombardeando con programas de televisión, anuncios, películas, colegios, institutos y en muchos ámbitos de la sociedad donde se siguen reproduciendo los roles establecidos desde la eternidad, mire si es así, que la Iglesia ya nos echa la culpa a las mujeres siglos y siglos de la salida del Paraíso.
¡Ya esta bien de sentirse y sentirnos culpable!
El problema de la violencia de genero es la mayor lacra que tenemos como sociedad y como sociedad la tenemos que combatir, no es un problema de mujeres, es un problema de todos y de todas y que cambiara a mas velocidad cuando una gran mayoría logre cambiar la dinámica y las referencias.
De hay la importancia de la asignatura de Educación para la Ciudadanía pues desde pequeños se educaran en el respeto al otro, en igualdad y en la resolución de conflictos mediante la palabra entre otros temas importantes para la convivencia.

Un saludo Eva
Gloria Calero

Gloria Calero dijo...

Estimado Vicente:
Veo que es sincero. Tan sincero que me cuesta creer que realmente lo sea.
¿ Su llamado “endogrupo” es más fuerte que usted, por eso no quiere cambiar? ¿Está seguro que este sistema le conviene? ¿Mujeres no le van a faltar y menos sometidas?
Vamos Vicente, si es verdad que es sincero séalo aun más. Verá que esa “felicidad” transitoria que la suerte y el sistema parecen proporcionarle es un espejismo de su vida real y no una historia seria, plena, coherente y satisfactoria para usted mismo. No me gustaría ser su almohada cada noche. No quisiera ser testigo de las lágrimas secas que se le deben escapar sin usted saberlo. Bueno, quizás no. Pero haga un esfuerzo por disfrutar de la libertad de sentirse liberado de todas las presiones del macho y dialogar con una mujer sin corazas ni actitudes estereotipadas, seguro que ese sistema lo beneficia más.

Un saludo
Gloria Calero

Gloria Calero dijo...

Lili Amado:
Gracias
Un saludo
Gloria Calero

TANGO dijo...

Suscribo totalmente sus valientes y sabias palabras, Sra. Gloria y me solidarizo con la amiga Eva. La culpa de una madre es la peor y más injusta condena social y personal. Somos hijos de la vida. Para bien o para mal. Gracias sus palabras solidarias que hago mías. Que tengamos un buen día, si culpas ni culpables. Un beso Eva.

Gloria Calero dijo...

Estimado Carlos:
por suerte no todos los hombres son violentos y ademas hay muchos ya que están en la lucha por la igualdad, por suerte el Presidente del Gobierno, Zapatero, es uno de ellos.

Un saludo
Gloria Calero

Gloria Calero dijo...

Estimada Micaela:
Para el hombre tampoco es fácil el rol que le esta tocando vivi.
Estoy de acuerdo con su reflexión

Un saludo
Gloria Calero

Gloria Calero dijo...

Estimada Ana M:
No tiene nada que ver lo "femenino" ni lo "masculino" cuando hablamos de Igualdad, Igualdad de derechos y obligaciones, que no se nos mate ni se nos agreda por creerse superiores a nosotras o peor aun los amos y dueños, que a igualdad de trabajo no cobre mas el hombre que la mujer, que la pobreza tenga cara de mujer...

Un saludo
Gloria Calero

Gloria Calero dijo...

Estimado Pablo Martin:
Estoy de acuerdo con usted

Un saludo
gloria Calero

Gloria Calero dijo...

Estimado Pablo Barbosa
También estoy de acuerdo con su reflexión y supongo que lo llevara a la practica. Si es así será una persona feliz y sin ataduras estereotipadas.

Un saludo
Gloria Calero

Gloria Calero dijo...

Amigos y amigas que haceis un esfuerzo por hacer de la vida de cada uno un espacio ejemplar para la convivencia con otros y otras. Sigamos meditando sobre esto. Esto nos hace bien a todos y a todas. No podemos cuantificar a cuántos y cuántas, estas palabras, les están sirviendo de apoyo, de aliento, de ánimo y de renovada ilusión por vivir mejor, fuera de cualquier condena circunstancial en la que nosotros o las circunstancias de la vida misma nos haya sentenciado.

Un fuerte y agradecido abrazo por vuestra
sinceridad.
Gloria Calero

Eva J.L.- dijo...

Le agradezco su respuesta señora Calero.
Dice usted que no soy culpable, aunque de noche no puedo dormir
pensando en la violencia doble que
hay en mi hogar.De padre y de Hijo.
Como si fuera un legado.
Ayer le lei a mi hijo sus palabras.
Me dijo que eran palabras
de una mujer inteligente.
Yo traté de hablar con él sobre su violencia con la novia.
La chica lo quiere dejar.
Bueno,la saludo, no quiero molestarla
Le agradezco su comprensión.Eva J.L.-

Mauricio Alba Altes dijo...

Nos educaron para ser hombres machistas. Y lograron que lo fuéramos y en muchos casos lo sigamos siendo. E incluso las educaron a ellas, víctimas principales de la conspiración, para ser mujeres machistas. Y lograron que lo fueran y en muchos casos lo sigan siendo. Hay muchos hombres machistas pero, pasmosamente, también hay algunas mujeres machistas.

Esta palabra, educación, es la primera que deseo subrayar, aunque en este caso se trate de mala educación, de educación nefasta, de manipulación concebida para impedirnos crecer como personas, de educación malvada y malsana que se hallaba y se halla en la base del problema del maltrato. En consecuencia, me parece obvio que una educación adecuada, aplicada a las nuevas generaciones para que abominen de la idea de que una persona maltrate a la persona o personas que conviven con ella, es el arma más efectiva contra el maltrato, que necesariamente antes ha sido machismo (aunque, por supuesto, ser machista no es lo mismo que ser maltratador).
Pertenezco a un grupo de hombres machistas, me divierto con mis amigos , considero a las mujeres
un objeto agradable, o un pasatiempo.
Para mi hay dos tipos de mujeres:
las buenas y las putas.
Y a las dos me guista engañarlas.
Yo gusto de la sinceridad.
Me presento como soy a mis 45 años.
No soy maltratador.
Soy machista militante.

Mauricio Alba Altes

Anónimo dijo...

Ante el estímulo mediático los rtelevidentes no sólo reajustan sus conocimientos, sino también en ocasiones sus valores y sus comportamientos. Ello explica porqué es tan crucial en nuestra sociedad preguntarse por el tratamiento que los medios de comunicación ofrecen sobre los diferentes problemas sociales y sobre los efectos que ese tratamiento puede producir -o puede contribuir a producir- en la solución o agravamiento de tales problemas.

Entiendo que este tema es central en los niños.
Los niños crecen con juegos mediaticos, video juegos, internet, es una generacion con facil acceso a expresiones violentas.
Esa violencia les parece normal, y hasta les parece un modelo a imitar
para la construccion de la relacion
hombre -mujer.
Hay muchas adolescentes que
se sienten atraídas por jóvenes violentos.
Les parecen más atractivos.
Un saludo.
Carlos Monreal Varas

Gloria Calero dijo...

Mire Mauricio:
No se si es verdad lo que dice o es esas gracias desgraciadas que se suelen hacer a costa de las mujeres las cuales yo denuncio enérgicamente.
Si de verdad es así, siento decirle que me produce tristeza que a sus 45 años no haya puesto un poco de sentido común a su vida.
Le tengo que decir que hay muchas clases de mujeres, como mujeres hay, lo mismo que hombres y que por suerte cada día quedan menos con su pensamiento.
Dice que no es maltratador, se equivoca, con su comentario, a mi, a muchas mujeres que lean este blog y también a muchos hombres nos ha maltratado.
He tenido la duda de publicar su comentario o no, nunca he dejado una reflexión de alguien sin publicar, al final me ha parecido oportuno publicarla para que seamos conscientes del camino que tenemos aun que recorrer.

Gloria Calero

Gamar dijo...

Me conmueve el mensaje de Eva. Mirar las cosas desde ese otro lado es más útil que seguirse lamentando por las consecuencias. Merece un aplauso.
Saludos desde muy lejos

Lili Amado J dijo...

Siento decirle Mauricio que usted si que es un maltratador.
Su escrito es ofensivo, sobre todo porque se dirige a una política del rango ético de Gloria Calero,
a un personaje público y mujer,
para despreciar a las mujeres.
Eso me parece ya maltrato.
Pero si lo hace con sentido provocador, todavía me parece más
maltrato.
Lo de machista militante en realidad
es obvio, lo que no quiere decir
que sea una militancia honorífica.
Lili Amado J

Maria Elena Ginés Hernandez dijo...

Sr Mauricio Alba Altes:
porque no se expresa en Blogs machistas, que los hay millones en internet?
Este no es un sitio adecuado para usted, ni las mujeres somos como usted nos ve, ni el mundo es el que usted concibe.
No me resulta agradable compartir
con usted un sitio de reflexión de
buen tono y de ideas con deseos
de aportar mejorías ´para todos y todas.

Maria Elena Ginés Hernandez

Anónimo dijo...

Creo que soy parte de un gran conglomerado.
Mauricio Alba Altes

Paco Miguelez Rodriguez dijo...

A mi ese comentario me parece básicamente inconsistente, y además arrogante.Ambas cosas típicas del machista militante.
No lo soy.
Y lo que hay en mi de falta de respeto a mis iguiales las mujeres lo quiero combatir.,
Saludos
Paco Miguelez Rodriguez

Mauricio Alba Altes dijo...

Creo que ser machista no es lo mismo que ser maltratador.
Ser machista es asumir una realidad
compartida por muchisimos hombres.
Es una posición tan válida como
otras.
No estoy convocando a la confrontación.
Hay machistas de izquierdas, de derechas, de centro.
Y yo no soy más que uno más.
No quiero ofender a nadie.
Solo quiero insistir que no
se debe confundir machista con maltratador.

Un saludo Mauricio Alba Altes

Gloria Calero dijo...

Mauricio:
Le pongo alguna definición de entre miles que hay de hombre machista, si se quiere seguir reafirmando en su postura usted mismo, pero es usted el equivocado, el maltrato no es solo pegar a una mujer, es también la actitud que se siente y se tiene hacia nosotras

El machismo es el conjunto de actitudes y prácticas sexistas vejatorias u ofensivas llevadas a cabo contra las mujeres.

machismo - Convicción estereotipada de que las mujeres son inferiores a los varones por naturaleza;

Fenómeno sociocultural que exalta los valores masculinos, la hombría, la virilidad, el poder de los hombres, expresado con violencia

machismo - actitudes de prepotencia de los varones sobre las mujeres.

Gloria calero

Gloria Calero dijo...

Estimados amigos y amigas:
Gracias por el debate tan interesante que hemos tenido

Un saludo y hasta siempre
Gloria Calero