miércoles, 26 de mayo de 2010

LA IZQUIERDA NOS JUGAMOS LAS IDEAS. LA DERECHA SE JUEGA LOS DINEROS





Estimados amigos y amigas:
Por prudencia, por experiencia, por educación… suelo dejar siempre un margen de duda en mis afirmaciones. Pero todo tiene un limite. La pérdida de los límites en el lenguaje político no es más que el signo de una degradación política. La obscenidad lingüística y el abuso de las palabras – que constitucionalmente debe ser siempre medida y contenida en el político-, es el símbolo de la bajeza trasnochada de una derecha desesperada o con una obsesión enfermiza por el poder. De una vileza y ruindad humillante para la democracia y con gran deshonor, si es que alguna vez lo han conocido, en el que caen quienes hacen política de esa manera.





Rita Barberá, al Presidente del Gobierno "incompetente, ignorante, inmoral político y miserable". "Primero, que se vaya, y luego pagaremos, estoy dispuesta a hacer un esfuerzo al minuto de que cierre la puerta de la Monclóa, pero por fuera, por fuera que la cierre y que se vaya con su mujer, que comprendo que esté harta, comprendo que su mujer esté harta”.

María Dolores de Cospedal, número dos del PP nacional, al Presidente del Gobierno “es el sheriff malo de Robin Hood”.




Vicente Ferrer, diputado del PP por Valencia en el Congreso de los Diputados, al Presidente del Gobierno “timonel borracho”, un “estúpido nuevo rico”. “Banda de inútiles” y “colección de francotiradores y el peor de todos es su jefe”.

Los Senadores del PP acompañando su peculiar cántico dando golpes en la mesa y en el suelo, han empezado a gritar al unísono al Presidente del Gobierno: "¡Zapatero dimisión, Zapatero dimisión!".

García Escudedo, portavoz del PP en la Cortes, al Presidente del Gobierno, "esquizofrénico". "Aquí tiene que haber un impostor político”. "O el Zapatero de antes, o el de ahora, el que ahora pide sacrificios con cara de funeral pero no pide disculpas”

Alfonso Rus, presidente de la Diputación de Valencia al Presidente del Gobierno: “Unos maleantes quieren tirar a Paco Camps, el mejor dirigente del mundo”.



Francisco Camps, presidente de la Generalitar al Presidente del Gobierno: “Zapatero va a por mí porque tiré del carro de la derrota de Rajoy. Ahí está el origen de todo lo que pasa. Nada es casualidad, nada es por azar. ¿Lo han entendido? Alegría, alegría, estemos alegres que esa es su tristeza, la del Presidente y el PSOE”.

Mariano Rajoy, líder del PP: Omito, por reiteradas e incoherentes sus declaraciones, él con comer caracoles tiene bastante y ante preguntas que no le gustan aparta los micrófonos.





Amigos y amigas, he recuperado de la hemeroteca reciente algunos términos –hay muchos más y del más variado calibre-, respondiendo todas a lo mismo, ACABAR CON EL PRESIDENTE ZAPATEO, la derecha se ha desentendido de la crisis y de los problemas que ha generado, para hacerse con el poder de una forma ruin.
No ha sido inocente poner con “mayúsculas” el cargo que con todo derecho constitucional ejerce José Luis Rodríguez Zapatero. De acuerdo o no con sus políticas, se merece, como mínimo, un respeto personal. La política del vómito hacia el Gobierno está mostrando al PP tal cual es. No se dan cuenta y creo que tampoco les importa, que su náusea lingüística daña terriblemente la nación civilizada que decimos ser.
Están convirtiendo las Instituciones en un circo romano, con griteríos propios de tribus ultrasur, más parecidos a los hooligans que hombres y mujeres políticas que pusieron su mano derecha sobre la Constitución de España para jurar cumplirla en su forma y en el fondo de su contenido, el PP está desgastando no sólo a Zapatero –hecho que ninguna oposición en toda Europa está haciendo con un Presidente ejerciendo el mando del Gobierno en plena crisis-, sino menoscabando los valores esenciales del estado de derecho, que en ningún momento priva la discrepancia, pero prohíbe la destrucción.
Son patriotas de sus propios intereses y a los que no les importa nada la degradación moral a la que están llevando al País.





Estoy convencida que la desgracia de esta derecha, transida de corrupción desde Finisterre a Cabo de Gata, los ha abroquelado, unido, fusionado, unificado, como a las mafias en los años 20. Y esto trae como consecuencia una exacerbación de las metodologías más rancias, las ideas más ancestrales, las bases ideológicas que fundaron la derecha más derecha de España, que revive, ante el ansia desesperada y desesperante de hacerse con el poder de España, una España que desde su fundación siempre creyeron que era de ellos, tanto como nosotros y nosotras suyos. Un poder apetecido no como natural alternativa o alternancia de gobierno, que debemos aceptar, sino como refugio, abrigo, amparo, albergue, cobijo y cueva desde donde ejercer, poner en práctica y desarrollar con impunidad, lo que piensan. Por primera vez en esta joven historia pluralista española, tengo miedo y sobre todo mucha vergüenza. Temor a que esta derecha, se adueñe de España y con ella de nosotros. Pero os aseguro que yo no me resigno y desde lo más profundo de mi ser democrático, con toda la valentía de que soy capaz, respondo a sus insultos al Presidente de España y a todos los que no pensamos como ellos, con dos palabras: NO PASARÁN.


Un saludo
Gloria Calero

12 comentarios:

Jaume Vital Altes dijo...

Los grupos de izquierda (ERC, IU, ICV, BNG y NaBai) han presentado una proposición de ley de reformas urgentes en materia tributaria que afectarían a los contribuyentes con mayor capacidad económica y que en conjunto permitirían aumentar la recaudación anual en más de 8.000 millones de euros.La iniciativa incluye una reforma del impuesto sobre la renta, en el que se introduce un nuevo tipo del 50% para las rentas superiores a 100.000 euros, así como cambios en el impuesto de sociedades para que las empresas que ganen más de 100 millones de euros tributen al 35%.
También se recupera el impuesto sobre el patrimonio para quienes superen el millón de euros y se añade un tramo más en la tributación del ahorro por el que las rentas de capital superiores a 12.000 euros anuales se gravarían al 24%.

Asimismo, se suprime el régimen fiscal aplicable a los trabajadores desplazados a territorio español, ya que consideran injusto que numerosos deportistas o directivos de multinacionales que ganen menos de 600.000 euros tributen al 24%, que es el tipo mínimo que se aplica a cualquier ciudadano residente en España.

La proposición incluye la limitación al 5% de la participación en las sociedades de inversión variable (SICAV), que gestionan grandes patrimonios, para que sus participantes no puedan eludir la tributación de las plusvalías y dividendos obtenidos.
Todavía hay una izquierda posible.
Frente a tanto derechazo del gobierno.
Saludos
Jaume Vital Altes

Esquirlas de Aire dijo...

Lo siento, ya han pasado, y se han quedado a vivir ahí, ahora se llaman PP o PSOE, según.

Cristina Ponce Hueso dijo...

El Gobierno ha conseguido aprobar el decreto de medidas de ajustes del déficit con 169 votos a favor y 168 votos en contra, tal y como estaba previsto y tras una sesión de debate muy tensa en la que el jefe del Ejecutivo ha tenido que escuchar de boca de Duran i Lleida duras palabras contra su gestión.

De este modo, el Ejecutivo logra aprobar las medidas que reducen el gasto social en 15.000 millones de euros y por las que se aplicará la congelación de las pensiones durante 2011 y la reducción del salario de los empleados públicos en un 5%, tal y como anunció el presidente del Gobierno en el Congreso de los Diputados la semana pasada.

Estaba prevista y así ha sido la abstención de Coalición Canaria, CiU y UPN, que han permitido al Ejecutivo tener los votos suficientes a favor del decreto ley, tras la negativa del resto de grupos parlamentarios.

La sesión del Congreso ha comenzado con la intervención de la ministra Elena Salgado, que ha defendido la aplicación de las medidas de ajuste por "imprescindibles", pese a reconocer que son "dolorosas". Salgado ha explicado que el Gobierno quiere lograr reducir el déficit al 3% en el año 2013 y que la congelación de las pensiones no afectará al poder adquisitivo de los pensionistas.

Algo en lo que no ha obtenido la comprensión de la Cámara. El primero en criticar las medidas y el decreto ha sido Mariano Rajoy, que ha mostrado su negativa rotunda a apoyarlo. Rajoy ha asegurado que se trata de un decreto "insuficiente e injusto" que "carga sobre los sectores más desprotegidos
Yo me pregunto qué camiseta tiene
cada quién, o mejor dicho qué
traje???
parecen intercambiables.

Zapatero se aviene a los mandatos
de la derecha española, por
lo tanto se derechiza.
Rajoy ahora es un sensible social.

Esto se parece mucho al intercambio
de valores cuando no se tienen
valores.
Saludos Gloria.
Cristina Ponce Hueso

Humberto Juan Ortiz dijo...

Dice el artista antes conocido como Francisco Camps que lo de la Gürtel no es para tanto porque sólo se está hablando “de 80 contratos en seis años”. Siento corregir al president sin miedo, pero no fueron 80 contratos sino 85. Aunque esta cifra es lo de menos porque lo que importa en toda timba no es el número de boletos, sino cuánto premio toca (que le pregunten a Fabra, que de esto sabe un rato). El secreto está en la pasta. En los 7,2 millones de euros del presupuesto público que se llevaron del Govern las empresas de su amiguito del alma: 85 adjudicaciones de las que 76 se repartieron a dedo, troceando los contratos o amañando los concursos. En esos 2,5 millones gastados en la campaña electoral de 2007 que el PP y sus cuates bigotudos de la Gürtel ocultaron a Hacienda y que, según la investigación judicial, parece que pagaron varias generosas constructoras, no se sabe bien a cambio de qué. O en los más de tres millones de euros de propina que ganó el afortunado adjudicatario del hinchadísimo contrato de megafonía para la visita del Papa.

Ya ven, ni rastro de financiación ilegal en el molt honorable PP valenciano; sólo siete delitos gravísimos que el juez Pedreira (que a este ritmo acabará en La Haya) envía para que se juzguen en el tribunal de su más que amigo De la Rúa, si es que esta vez se anima. Tres tristes trajes de nada, como repite Camps, que ni siquiera en esto le salen las cuentas. El chocolate del loro de esta peli de piratas no son tres sino cinco trajes a medida, tres americanas y algunos complementos más, que costaron 12.783 euros, además de otros tres mil en regalitos navideños para la familia; unos 16.000 euros en total, más de lo que cobran muchos jóvenes en “sólo” un año, que diría Camps. Pobre loro. Debe de estar diabético de tanto chocolate.
Un saludo
Humberto Juan Ortiz

Lucía Portos Agueda dijo...

Sostiene el PP que el Gobierno, el juez, la fiscalía, los policías y la prensa se dedican a airear las pequeñeces de la Gürtel (tres trajes y un par de caraduras) para tapar la gravedad de la crisis económica. Se desconocen datos concretos que sustenten ese juicio de intenciones. De hecho, el auto por el que el magistrado Antonio Pedreira da traslado del caso al Tribunal Superior de Valencia es de tal contundencia que más bien lleva a preguntarse si no estará el PP utilizando la gravedad de la crisis para tapar el caso Gürtel. Los 20 folios de Pedreira recogen un rosario de indicios que apuntan a la comisión de al menos siete delitos por parte de altos cargos de la Generalitat valenciana y del PP en esa comunidad. Se trata de financiación ilegal, cohecho, fraude fiscal, falsedad en documentos mercantiles, asociación ilícita, blanqueo de capitales y prevaricación.

El juez Pedreira deja clara la responsabilidad del propio Luis Bárcenas como administrador general del PP. Es decir, conecta el brazo valenciano de la Gürtel con la sede nacional del partido. El PP, utilizando como excusa (muy eficaz) la congelación de pensiones en 2011, votará en el Congreso en contra de los recortes que están aplicando todos sus correligionarios conservadores en Europa. Lo que defienden Merkel, Sarkozy o Cameron lo asume (para sorpresa de la izquierda) Zapatero, pero no Rajoy, que es ya el único político en occidente que plantea bajar los impuestos. Cualquier cosa con tal de no hablar de la Gürtel.
Cuando se intercambian las ideas,
los discursos, y sobre todo las
acciones, la falta de rigor
es lo que da una pátina bastante
desagradable al gobierno y a su
oposición.
Unos hacen lo que le aconsejan los
otros, entonces los otros aconsejan
lo que hubieran querido hacer los
primeros.

Creo que estamos en un marasmo
ético político que me pone muy
triste.
Me imagino que a usted también
señora Calero.
Eso de que la izquierda nos jugamos
las ideas no parece condecir
con las acciones de su adorado
Zapatero.
Los dineros manejan todo, la asi llamada izquierda y la asi llamada
derecha. Lo maneja todo hacia la
derecha, tenga el nombre que tenga.
Los dineros ( las grandes corporaciones financieras) tienen
bailando a las ideas.

Un saludo

Lucía Portos Agueda

Carlos Guillen Coll dijo...

La ayuda vino de donde menos la podía esperar. Al presidente del Gobierno le echó ayer un cabo, sin saberlo, el líder de la oposición. Viva todavía la amenaza de rebelión de los alcaldes del PSOE contra la restricción del endeudamiento a largo plazo de los ayuntamientos para afrontar inversiones, Mariano Rajoy brindó a José Luis Rodríguez Zapatero la posibilidad de calmar las aguas de su partido volviendo a situar en el primer plano la idea de aprobar un impuesto para los ricosPreguntó en el Congreso el jefe de las filas conservadoras si "tiene el Gobierno la intención de subir los impuestos" y, sin utilizar la palabra demonizada, confirmó el presidente su propósito de "pedir un esfuerzo a los ciudadanos que tienen una alta capacidad económica" para que "el esfuerzo colectivo" ante la crisis sea "lo más equitativo posible". "Lo vamos a hacer y ese va a ser el único esfuerzo impositivo que tenemos planificado", se reafirmó sin ofrecer mayores concreciones. "¿Cuándo? En breves semanas ¿Cómo? Ya lo conocerán", dijo arrancando un coro de risas y rumores.La mala imagen del alboroto debió pesar en su ánimo, porque se quedaron clavados en sus asientos, de pies, manos y lengua, cuando el presidente rejoneó al líder de la oposición antes de abandonar el hemiciclo: "Para cambiar de opinión, hay que tenerla. Usted no puede cambiar de opinión porque no tiene ninguna, ninguna posición en ningún caso".A Salgado no debió gustarle mucho que resucitara el impuesto para los ricos sobre el que había prohibido hablar porque en las tres interpelaciones a las que tuvo que responder a continuación aplicó con profusión el latiguillo: "Como les acaba de decir el presidente...". Pero entre los socialistas se comentaba que menos aún debió gustarle que el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, desmontara públicamente su coartada de "la errata" en el BOE para justificar el intento de cortar el grifo del endeudamiento municipal de manera abrupta y sin previo aviso.

Mientras haya un gobierno que
no coincide ni a los cinco minutos
de haber decidido algo, mientras
ZP se enfrenta con Salgado,
mientras Rajoy no dice nada que
interese, mientras PP y psoe
parecen dos marcas del mismo dueño,
mientras tanto nosotros nos
tenemos que ajustar cada vez más
el cinturon.
Saludos

Carlos Guillen Coll

Juan Martín Ensenada Guti dijo...

Cuando Zapatero acudió el miércoles de la semana pasada a presentar en el Congreso de los Diputados el plan de ajuste duro, en su discurso tenía escrita una frase enunciadora de la filosofía de esta medida, pero a última hora decidió suprimirla porque no quería que pareciera una coartada demagógica en “el día del ajuste”, porque la respuesta que en ese momento exigían los mercados era el recorte del gasto y porque las instituciones europeas y los organismos financieros no quieren que se mezcle esta columna con la de los ingresos. Al final se le escapó en el toma y daca con Joan Herrera (ICV) y el debate fiscal se desbordó porque el ajuste había dejado al PSOE abatido y anémico. El jueves, el presidente echó el freno para que ninguna filtración le marque la agenda, pero lejos de transmitir así un gesto de autoridad, alimentó la imagen de que amaga y no da, de que improvisa y gobierna a base de globos sonda.

Tras el tijeretazo al gasto público, la próxima estación es la reforma laboral. Zapatero no ha tenido más opción que poner sobre el tapete el mayor capital que había logrado acumular desde el estallido oficial de la crisis: la paz social. Ahora es consciente de que la huelga general, que tanto se afanó por evitar, es “una posibilidad” que se aproximará mucho a la certeza si no logra que fragüe un consenso entre los interlocutores sociales. Sin acuerdo, el Ejecutivo tendrá que decidir por decreto ley y, llegados a ese punto, los sindicatos se quedarán sin argumentos para frenar el descontento y la derecha tendrá la excusa para hacer la pinza al Gobierno con un cierre patronal.
Ahora que el recorte de la inversión pública afectará al crecimiento y el empleo, la evolución económica depende de que la inversión privada ocupe su espacio. Y esto pasa por la confianza. Como Obama dijo a Zapatero: “El estímulo fiscal más barato es la confianza”. Pero la confianza es un valor que se conquista con lentitud y se pierde con rapidez.
Yo su articulo lo titularía:
La izquierda rifamos las ideas.
La derecha siempre gana dinero.

Saludos

Juan Martín Ensenada Guti

Anónimo dijo...

A diferencia del de Cervantes, “que de puro limpio y aljimifrado parecía que vertía carmín de lo más fino”, el patio de Monipodio que tiene Rajoy en Valencia es una sentina más irrespirable que Dinamarca cuando olía a podrido. Como el gallego tiene el olfato atrofiado para esto de la corrupción, ha tenido que ser el juez Pedreira, en su auto de inhibición a favor del Tribunal Superior de Justicia de Valencia, el que identifique los hedores: financiación ilegal, delito electoral y cohecho. Estábamos, según Camps, ante un proceso de risa y, por eso, conviene recordar el chiste de Rajoy de hace unas semanas: “Ha quedado acreditado que no ha existido financiación ilegal del PP”. Para partirse, oiga.

Si lo que sostiene la Policía es cierto, en este divertido latrocinio está implicado todo el Gobierno valenciano, desde el presidente al vicepresidente, pasando por siete consejerías y por ocho organismos públicos, entregados todos ellos a la tronchante tarea de adjudicar contratos a dedo a la trama del amiguito del alma de don Francisco, que de tanto repartir regalos entre esos cargos públicos tan rumbosos llegó a parecer una tienda de Musgo el día de la Madre.

Se lo llevaba crudo El Bigotes, que recibió hasta 85 adjudicaciones en cuatro años por un importe superior a los 7,5 millones de euros; se lo llevaba calentito el PP, que encargaba a la trama unos trabajitos electorales que nunca abonaba porque de la factura se ocupaban los principales contratistas de obra pública en Valencia; y se lo llevaban a destajo los constructores –Sedesa, Lubasa, Enrique Ortiz o Facsa-, que de 2005 a 2009 acumularon obras y servicios por importe de 850 millones de euros. Todo ello perfectamente descrito en una contabilidad B que hubiera sido la envidia de Grecia. Se entiende la risa floja de Camps y su felicidad desbordante.

Lo lógico sería que, al cesar la carcajadas, Rajoy dejara caer el telón sobre tan nutrido grupo de humoristas, pero el del PP es de los que no saben ver un final ni con el subtítulo de The end en pantalla. ¿Que qué hará? Volver a meterse debajo de las piedras por una temporada. Entre tanto, les dejo el chiste que contó cuando le preguntaron si dimitiría en el caso de que se demostrara la financiación de su partido: “No, porque yo no lo he hecho”. Pueden reírse.
Qué dolor de estómago!!
entre un derechazo del gobierno
y estas mafias, yo me quedo
con mi camiseta del Barza, que
me da algo de respiro.
Un saludo

Manuel Altor Villegas

Gloria Calero dijo...

Estimados amigos y amigas:
Les doy las gracias por sus opiniones, todas respetables y respetadas por mi persona. Pero algo me ha llamado la atención y es que, salvo alguna excepción, la opinión general parece indicar que el Zapatero, el Gobierno de España, socialista, progresista, emprendedor, el de los derechos y garantías, que hasta hace unos meses era nuestro orgullo y motivo de apoyo, se hubiera convertido de repente en un despiadado gobierno de derechas. ¿Hemos olvidado lo que constituye un gobierno de derechas con políticas de derecha?
Dejo claro que a nadie más que a mí, me gustaría que las grandes fortunas, pagaran más. Que los que generaron y hasta salieron ganando con la crisis, pagarán más. Que los que evadieron impuestos y transfieren sus riquezas a paraísos fiscales fueran localizados y se actuara sobre ellos con contundencia legal. Pero no tengamos la memoria tan corta. No seamos tan injustos. No hay derecho a calificar o descalificar a un Presidente que ha resistido hasta el límite los ajustes que se le exigían. No tengamos la memoria tan corta y refresquemos la realidad: La inversión en I+D+I para reconvertir la economía no se toca. La protección por desempleo no se toca. La política de educación y becas no se toca. Las políticas de sanidad no se tocan. El permiso de paternidad no se toca. La Renta Básica de Emancipación no se toca. Y muchas de las nuevas políticas sociales que este Gobierno ha ido construyendo y poniendo en marcha desde el año 2004 (un aumento del 50%)no se tocan. ¿De derechas? Afrontamos la crisis más grave desde hace 80 años en la economía mundial. No se tocan los pilares del estado de bienestar. Pensiones, sanidad, educación y prestaciones por desempleo quedan fuera del ajuste, que nos toque hacer un esfuerzo adicional es un hecho mínimo en relación a lo que podría haber sido. No derechicemos injustamente lo que de derechas no es. Que la memoria corta, es el peor enemigo de la justicia ante la historia. Y nosotros somos hoy la historia de mañana.

Un saludo
Gloria Calero

Cristian Reig Pola dijo...

La única buena noticia para Zapatero es que por fin es viernes, así que muy mal se le tiene que dar el día para que no llegue de una vez el fin de semana. En este interminable mes de mayo –que pasará a la historia como el momento más dramático de esta crisis económica, junto con la quiebra de Lehman Brothers– cada sábado es casi una victoria. El presidente no sólo vive sus horas más bajas, sino que ni siquiera tiene la certeza de que el rápido deterioro de su imagen haya tocado fondo: la semana demuestra que siempre se puede cavar más. A pesar de que ha logrado aprobar por la mínima su tijeratazo, ya no es tan descabellado imaginar un escenario en el que Zapatero se vea forzado a convocar elecciones anticipadas. “El PSOE siempre da espectáculo”, solía bromear el presidente, hace unos años, sobre la probada eficacia de su partido para meterse goles en propia meta. Pero, en la situación actual, el enésimo espectáculo puede ser el último.

El Gobierno no se puede permitir muchas más meteduras de pata como esa rectificación disfrazada de errata en el BOE sobre la financiación municipal, con mentirijillas de la vicepresidenta Salgado de guinda. A pesar de la dureza de CIU ayer en el Congreso (que habrá que ver en qué se queda después de las catalanas), Zapatero tiene aún margen para aprobar los Presupuestos con el apoyo del PNV. Pero, para llegar vivo a otoño, antes tendrá que superar en primavera la ya amagada huelga general, y también la apretada votación de la reforma laboral, si no hay acuerdo. Cómo estará la cosa para que el mejor argumento de Pepe Griñán contra el PP del señorito Arenas sea el de la sartén al cazo. “Que Zapatero sea malo no les convierte a ustedes en buenos”, dice el presidente andaluz. En Ferraz les ha encantado.
un saludo

Cristian Reig Pola

Elena Iriarte Jalón dijo...

Lo de montar un trío es una vieja fantasía de algunos, pero a la hora de la verdad suele terminar fatal. Para que un trío funcione debe ser un tríangulo equilátero. Pero en la práctica siempre hay dos que se lo acaban montando por su cuenta y echan al tercero de la cama. Más o menos lo que parece hoy el diálogo social, en su recta final: los sindicatos esperaban un ménage à trois con el gobierno y la patronal, y ahora sospechan que estos dos se la están pegando por detrás.

El diálogo social puede acabar en encerrona, tras dos años a tirones: el ultimátum del Gobierno a los negociadores para que lleguen a un acuerdo de inmediato, o de lo contrario lo hará por decreto, va más bien dirigido a una de las partes, la sindical. Sólo hay que ver cómo han respondido los empresarios al ultimátum: están encantados, y animan al Gobierno a legislar.

Uno piensa: ¿por qué se metieron los sindicatos en esa cama? ¿Acaso no sospechaban que acabarían siendo los cornudos del triángulo? ¿No son ya mayorcitos para saber de qué hablamos en España cuando decimos reforma laboral?

Podemos creer que a los sindicatos los llevaron al huerto con promesas de amor y palabras bonitas, y que han pecado de inocentes. Basta echar un vistazo a cómo empezó el diálogo social, hace casi dos años: en junio de 2008 el presidente del Gobierno citó a patronal y sindicatos en Moncloa ofreciéndoles su dormitorio para intimar. Sólo un mes después, las tres partes fijaron la llamada “hoja de ruta” de la negociación, al firmar una “Declaración para el impulso de la economía, el empleo, la competitividad y el progreso social”, donde por supuesto todo era blanquísimo, sin mención alguna a la reforma laboral, ya que fijaba otros temas para hablar.

Pero una vez en la cama, los empresarios no tardaron en pedir lo de siempre, “anda, déjame que te flexibilice un poquito, tontín, que no te va a doler”, y hasta aquí hemos llegado. Ya se sabe: quien con la patronal se acuesta, reformado se levanta. Y pese a todo, dicen que los sindicatos lucharán por salvar la relación hasta el último momento.
Un saludo

Elena Iriarte Jalón

Luis María Mora Iniesta dijo...

Es sabido que Aristóteles distinguía tres tipos de gobierno (monarquía, aristocracia y república) y otras tantas desviaciones (tiranía, oligarquía y demagogia). A esta última la definía como “el predominio de los pobres con exclusión de los ricos”. Pues bien, ha llegado la hora de poner a Aristóteles cabeza abajo. En nuestro mundo postmoderno, la demagogia no consiste en otra cosa que “el predominio de los ricos con exclusión de los pobres”. Son los especuladores y los millonarios que juegan al Monopoly con las economías de los Estados quienes realmente gobiernan el mundo. Por supuesto, necesitan consejos de administración que gestionen sus intereses y por eso existen el FMI, la OCDE, las agencias de rating y los partidos políticos neocon. Y la receta de estos consejeros es siempre la misma: que los pobres se aprieten un poquito más el cinturón para enderezar los estropicios del capitalismo de casino.

Es evidente que Zapatero ha aprobado unas medidas de recorte social que contribuyen al predominio de los ricos con exclusión de los pobres. Y, por tanto, ese ajuste no puede recibir el apoyo de quienes abominan de la demagogia y defienden la república.

Pero conviene recordar que la política se juega en el terreno del mal menor. Y la verdad es que el comportamiento de los dirigentes del PP provoca una mezcla de rabia y pena. Rabia al comprobar cómo salivan llenos de felicidad cada vez que se conoce un dato perjudicial para la economía española. Pena al certificar que no se apean de su política del ‘no a todo’ por muy graves que sean las circunstancias.

La combinación de ambos factores, la debilidad de Zapatero tras el pulso perdido contra los mercados y el electoralismo irresponsable de Rajoy, trae una consecuencia lógica: los demagogos campan a sus anchas, propagando falsedades o apelando a los sentimientos más alejados del raciocinio.
Lo más cansado de los demagogos es que no descansan. Así que los ciudadanos deben prepararse para el último ejercicio de travestismo del señor Rajoy. El individuo que aprueba cógidos éticos mientras ampara a una mafia política acusada de siete graves delitos, el sujeto que se proclama defensor del sentido común mientras ataca a jueces, fiscales, policías y hasta funcionarios de Hacienda que luchan contra la corrupción, el político que todas las mañanas apuesta con fervor al hundimiento de España, ese mismo es el que ahora pretende presentarse como paladín de los pensionistas.

La verdad es fácil de saber. En los seis primeros años de Gobierno del PP, la pensión media subió un 17,2%, al pasar de 567 a 666 euros, y la inflación creció un 17,8%. O sea, los pensionistas perdieron poder adquisitivo. En el mismo periodo del Gobierno Zapatero, la pensión media subió un 23,0%, desde 730 a 898 euros, mientras que el IPC se incrementó un 16,2%. Es decir, los pensionistas mejoraron su poder adquisitivo.
Es cierto que la derecha de Rajoy tiene muy poca vergüenza al alardear de su política social, pero los ciudadanos estarían ciegos si no vieran que esa derecha tiene en su ADN la búsqueda del “predominio de los ricos con exclusión de los pobres”.
saludos

Luis María Mora Iniesta