sábado, 19 de noviembre de 2011

EL GRAN WYOMIG... NO HACEN FALTA MAS PALABRAS



Somos como el junco, nos podrán doblar pero nunca romper
Hasta pronto amigos y amigas.
Gloria Calero

19 comentarios:

David Monet dijo...

Sra Calero ahora lo que toca es autocritica.y una refundacion del Psoe
La paliza ha sido tan grande que hay que pensar porque
Lo demas decirle que su blog es siempre un buen espaci de reflexin. Saludos
David Monet

Sara Linares dijo...

Sra Calero nuncacrei que el castigo de los votantes del PsoE iba a ser tan rotundo
Vale la pens repensar que cuando uno tiene un partido de izquierdqs, lo votan para que haga politicas de izquerdas.
Es decir que para politicas de deerecha, la dereecha.
Reciba un saludo de una seguidora de su blog.
Sara T. Linares

Jordi Munet dijo...

CReo contrariamente a lo que usted dice, que si ahce faltan mas palabras que el humor de Wyoming.
Usted tiene ese popder y esa capacidad, saludos y suerte.Jordi Coinet

Juan Estivali dijo...

No afloje, sra Gloria Calero. buen momento para la reflexion. Saludos Juan Estivaliz

Gloria Calero dijo...

Estimados amigos y amigas:
Les doy las gracias y les muestro mis respetos.
Supongo que entenderán cual es mi estado de animo en estos momentos, como ya saben soy una socialdemócrata convencida. Aún con este apoyo aplastante de la ciudadanía a la derecha, sigo pensando que las políticas neoliberales no son la solución para salir de esta crisis económica TODOS JUNTOS, ni mucho menos para salir de esta crisis de valores instalada en nuestra sociedad.
Mi estado de animo me pide TIRAR LA TOALLA, pero sus palabras y mi parte luchadora y peleona que supera a este estado en el que me encuentro, me dice que tengo que seguir luchando por lo que creo y llevo peleando desde que recuerdo.
Un abrazo
Gloria Calero

Andrés Muntaner dijo...

Sra Calero, usted es modelo para todos sus lectores. Si tira la toalla cuando su partido pierde,
va a dar la sensación de que no acepta los vaivenes de la democracia.
Ustedes gobernaron ocho años, tuvieron toda la oportunidad de sacar a España adelante, pero la segunda legislatura de ZP fue errática en lo económico, tan errática que tuvo que volverse neoliberal. Tan errática que desplazó al Solbes,
que barrió a María Teresa Fernandez de la Vega,
tan errática que ahora usted dice que tira la toalla.
O sea: errática.
Los estados de ánimo son previsibles, pero
la autocrítica da lugar al cambio.
Saludos.
Andrés Muntaner

Sonia Saucedo. dijo...

En su primera comparecencia pública tras la debacle electoral del domingo, José Luis Rodríguez Zapatero anunció ayer la convocatoria de un congreso ordinario del PSOE para comienzos de febrero próximo, del que deberá salir el nombre de su sustituto como secretario general y el equipo que dirigirá la organización política en uno de los momentos más difíciles de su historia reciente. Algunos sectores del partido, empeñados en endilgar a Zapatero la responsabilidad única e intransferible del derrumbe, han empezado con notable impaciencia a presionar para que el líder dimita y se inhiba así de pilotar la transición hasta el citado congreso. Este contencioso no carece de importancia en términos de táctica política; pero la forma en que se dirima, cualquiera que sea, resultará un fracaso si no conduce al único objetivo que debe perseguir el partido en esta coyuntura decisiva: que el próximo líder surja de un debate serio de ideas sobre el papel que debe –o puede– jugar la socialdemocracia en un mundo incierto, cambiante, donde la democracia y la justicia social se encuentran gravemente amenazadas por la acción desatada de los poderes financieros. Componendas como la de mayo pasado, en las que se celebró una farsa de primarias para consagrar al candidato a las elecciones, sólo contribuyen a aumentar la desafección de los votantes, como se evidenció en los resultados del
20-N. A diferencia del PP, que cuenta con una alta fidelidad de voto y no tiene conflictos ideológicos con la nueva realidad económica, el PSOE está obligado a resolver su aguda crisis de identidad si pretende atraer de nuevo a los simpatizantes y salir del abismo

Sonia Saucedo.

Diana Raznovich dijo...

El Partido Popular ha conseguido el mayor éxito electoral de su historia a costa del hundimiento total del PSOE. El mapa de España aparece prácticamente pintado de azul y esa imagen gráfica lo dice todo. Mariano Rajoy ha obtenido el respaldo que avanzaban los sondeos con una contundente mayoría de 186 escaños, tres más que Aznar en el año 2000. Pocas veces en la historia electoral de cualquier país democrático se habrá dado el caso de un dirigente capaz de obtener un tsunami de votos al tiempo que genera tan escaso entusiasmo entre los votantes, incluidos los más fieles al PP. Tal fenómeno sólo se explica por la profundísima irritación de los ciudadanos contra la gestión del Gobierno socialista. Si se ponen nombres, el mayor mérito de Rajoy se llama Zapatero y se apellida Rubalcaba, pero su éxito debe agradecérselo especialmente a la peor crisis económica en décadas y a un paro descomunal. La inmolación de Zapatero tras aplicar las políticas económicas impuestas por Bruselas y el núcleo duro de la UE con la amenaza de un rescate no ha servido para lo que pretendía: concentrar en su persona todas las iras del electorado.

El pararrayos Zapatero no ha librado al candidato Rubalcaba de su altísima cuota de desgaste como exvicepresidente del primero y como hombre fuerte del partido. Ni siquiera la histórica renuncia de ETA al terrorismo puso en valor uno de los éxitos políticos de la era de Zapatero y de su también ministro del Interior. Cada propuesta del PSOE este 20-N se enfrentaba a una pregunta letal: ¿y ustedes por qué no lo han hecho? Y la campaña fue acumulando propuestas quizás válidas desde una óptica progresista pero carentes de credibilidad. El hecho de que el PP haya subido cinco puntos cuando el PSOE ha perdido 15 significa que en el caladero socialista han pescado otras siglas muy variadas, además de no conseguir el objetivo principal de su campaña, que era la movilización de los abstencionistas.
Guillem Fortuny

Vicenta Domenech dijo...

Ironías del sistema electoral español: con menos votos de los que tuvo José Luis Rodríguez Zapatero en 2008, Mariano Rajoy ha alcanzado la mayoría más absoluta que jamás ha disfrutado la derecha en España. Por supuesto, su victoria es legítima y le honra su voluntad de “querer gobernar para todos”. Pero se equivocará el PP si cree que esa mayoría absoluta en el Parlamento es un cheque en blanco de toda la sociedad.

El bipartidismo ha muerto. Ahora llega el monopartidismo: un escenario donde la líder de la oposición al poder de Rajoy va a ser Esperanza Aguirre (o Angela Merkel). Es el resultado de una debacle del PSOE, más que de un éxito arrollador del PP, que apenas ha convencido a medio millón de votos más de los que Rajoy ya tuvo en 2008, cuando perdió. Los socialistas se han estrellado con su peor resultado electoral de toda la democracia, por debajo incluso de los 118 escaños de Felipe en 1977. Retroceden casi cuatro millones y medio de votos. De los añicos socialistas renace IU y crece con fuerza UPyD.

El Parlamento logra un nuevo récord: el de mayor número de partidos con escaño,13 siglas diferentes; más incluso que durante la transición. Son pocos para lo fragmentado que ha quedado el voto de izquierdas, que paga caro su división. Es flagrante la injusticia del sistema electoral y clama al cielo casos como el de Equo, que consigue más de 200.000 votos que no suman siquiera un escaño (sin contar a su aliado, Compromis, que sí entrará).

El hundimiento del PSOE no es sólo responsabilidad del candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba; también de la crisis y de cómo la gestionó Zapatero, especialmente durante el último año y medio, desde aquel fatídico mayo de 2010. Pero, ante este desastroso resultado, quien fuera el vicepresidente primero del Gobierno no puede hoy pretender que la inevitable renovación que necesita el socialismo español no pase también por él.

Vicenta Domenech

David Couso dijo...

No tire la toalla en la derrota. No es democrático.
En política cuando gobernaba Bush quien
pensaba que lo sucedería Obama?

Siga con sus ideas .
Pero revisando los errores.

David Couso

Catalina Llamazares. dijo...

Gloria usted no tiene el perfil de una política a quienes las derrotas electorales la hacen renunciar a la lucidez ni al ejercicio de una pluma incisiva y brillante.
Es el momento de pensar por qué su partido perdió tantos votos, y también el momento
de seguir de cerca lo que haga el PP con sumatoyía absoluta.
No tire la toalla que queremos de su brújula para navegar en esta oscuridad.

Saludos.

Catalina Llamazares.

Ramón de la Vega Lizón dijo...

Vendran tiempos mejores, Rajoy se expone a todas las presiones a las que antes estaba expuesto Zapatero.
No creo que el PP sobreviva, porque con esta crisis los políticos son arrasados, sean de derecha o de izquierda.
No tire la toalla.
Un saludo.

Ramón de la Vega Lizón

Jesus Calvo dijo...

Parece claro cómo quiere pasar a la historia el aún presidente Zapatero: como el gobernante inmolado, el que se sacrificó en el altar de la crisis. Más que como el presidente que acabó con ETA o amplió derechos civiles, quiere ser recordado como ese héroe que en las pelis de acción se queda a defender el desfiladero y pide a los demás que sigan sin él: “poneos a salvo, yo me quedo”.

Ayer continuó en esa línea argumental: dijo que el resultado electoral es “consecuencia de la grave crisis económica”, y repitió una idea que le hemos oído muchas veces desde mayo de 2010: cuando los mercados se volvieron contra nosotros, él decidió poner los intereses generales por encima de los intereses de partido. Es decir, que se sacrificó, al precio de una debacle electoral que sería el “me cueste lo que me cueste”.

Como argumento, tiene su atractivo: así vista, la derrota tendría un componente heroico. Y sobre todo, con ella se pagaría el precio de una sola vez, y ya saldada la cuenta el PSOE podría recuperarse. Pero el relato no es muy verosímil.

De entrada, el gesto heroico, si lo hubo, tuvo poco éxito: los malos cruzaron el desfiladero y nos dieron alcance poco después. Basta ver el balance del último año y medio, desde aquella noche de mayo en que nos dijo: “poneos a salvo, yo me quedo”. El paro siguió subiendo, el acoso a la deuda no aflojó, y para colmo nos cayeron recortes, una reforma laboral, otra de pensiones y una mayoría absolutísima del PP. Cabe pensar que no sólo defendió mal el desfiladero, sino que además le chivó a los malos por dónde habíamos escapado, y hasta les dejó su caballo para que nos cogieran antes.

De ahí que en estas tristes horas nadie le agradezca su sacrificio. Porque puestos a ser valientes, muchos habríamos preferido otro tipo de heroicidades: que hubiese dado la batalla, que hubiese tenido la audacia de intentar otra política económica. Y si no se veía capaz, si se sentía solo o acorralado, que nos hubiese dicho la verdad: esto es lo que hay, ustedes verán si quieren que intentemos otra cosa. Pero no. Se inmoló, y para nada.
Jesus Calvo
Pd: no se baje de este blog, la seguimos.

Juliám Pereda. dijo...

Leerla es un placer. No tire la toalla.
Aqui necesitamos de sus escritos.

Juliám Pereda.
Repsol.
Patagonia Argentina

Ines Prado López dijo...

GLORIA NO TIRE LA TOALLA.
No es de grandes como usted.
La seguimos aunque el PSoe pierda, y con espíritu crítico y democrático no puede bajarse.

Ines Prado López
Telefónica
Río de Janeiro
Brasil
Aqui tiene 26 seguidores aunque no todos escriban

Marina Trelles dijo...

Me gustaría que analice por que el psoe perdió tantos millones de votos.
Un saludo afectuoso.

Marina Trelles

Antonio Remedés dijo...

Si te tiran diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas;
no han de ser tus caídas tan violentas
ni por fuerza de ley, han de ser tantas.
Almafuerte,

Le envío este poema de ALMAFUERTE Y MI DESEO
de que no tire la toalla.

Saludos desde Brasil.
Repsol.
Rio de Janeiro

Antonio Remedés

Jaume Cañas Serrat dijo...

Tirar la toalla significa darse por perdido, renunciar a continuar la lucha, abandonar. esta expresión proviene del mundo del boxeo y cuando el boxeador ya no puede más y se da por perdido, las reglas dicen que su entrenador debe arrojar una toalla al ring, lo cual significa que abandona el combate.

Las cosas difíciles son difíciles de conseguir y si requieren un esfuerzo especial para conseguirlas, cuando lo hacemos, el premio y la satisfacción son mucho mayores.

Una sociedad socialdemocrata verdadera, como
lo son las sociedades del Norte de Europa dista muy lejos de todo lo que hemos tenido en
España.
Nuestra social democracia, nuestro estado del
bienestar estuvo basado en gran parte en
la construcción, y al caer ha caído el estado
de bienestar.
No hubo un proyecto alternativo de industralizacion que cuajara, y los grandes lobbys internacionales quieren cargarse España.
Son los logros de un socialismo lleno de aciertos y buenas intenciones, pero que se estrelló con una realidad salvaje, de crisis sin precedentes.
Pero el proyecto social democrata persiste.
Mire Suecia, mire Noruega, mire la social
democracia cuando tiene solidez.

Ni un gobierno de derecha ni uno de izquierda
pueden tumbar el bienestar en esos paises.

Ojalá un día España logre una social democracia solvente.

Jaume Cañas Serrat

sara prestiti on line dijo...

Me gusta su blog, me permite ver las cosas con cierta perspectiva y eso siempre es bueno. Por lo que respecta a Wyoming, siempre ha sido uno de los mejores.