martes, 6 de marzo de 2012

8 DE MARZO DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER ¿POR QUÉ SEGUIR CONMEMORANDOLO?

Dibujo de Diana Raznovich

Estimados amigos y amigas:
De una u otra manera, todos los años por estas fechas “algunos” se siguen preguntando para qué sirve esta conmemoración, cuando no dicen alguna rancia “gracieta” al respecto. Pero conforme pasa el tiempo y los acontecimientos, creo que cada vez hace MAS FALTA esta conmemoración para que prestemos atención a la situación de la mujer en España y en el mundo.
Parece mentira, pero en pleno siglo XXI, las mujeres ESTAMOS PERDIENDO DERECHOS, derechos que nada tienen que ver con que haya crisis o no, la crisis lo unico que esta haciendo es REAFIRMAR LOS COMPORTAMIENTOS MACHISTAS y es mas, SI UNA CRISIS ES CRITICA, MAS CRITICA LO ES CON LAS MUJERES, pero los gobernantes y gobernantas actuales ni piensan en eso y lo que es peor, no lo creen y así nos va. Todas las decisiones que ha tomado el PP en estos cuatro meses que llevan en el gobierno van en detrimento de las MUJERES.

Amigos y amigas, el signo mas claro de desigualdad es la violencia que se ejerce con las mujeres por el hecho de serlo, por eso este 8 de Marzo les invito a hacer un humilde homenaje a las MUJERES MEXICANAS, que con un Estado impotente o cómplice, con una cultura machista exacerbada fuera de todo límite, la violencia contra las mujeres continúa implacable en este país. Más de seis mil mujeres cayeron a manos de sus asesinos en los últimos años, encontradas en cunetas o fosas comunes (de mujeres). Cuatro víctimas por día de promedio, menores de 14 años entre ellas. A esto se le llama FEMICIDIO que ni su gobierno, ni ningun organismo internacional parece llamarles la atención. Entre enero de 2006 y agosto de 2007 el Observatorio Ciudadano del Femicidio –integrado por 42 asociaciones civiles-, registró 1.931 asesinatos de mujeres en México. Y, como si esto no fuera suficiente, los estudios revelan que más de 300 mil mujeres son prisioneras de la autoridad patriarcal. Encerradas bajo llave por sus esposos, concubinos o padres (en orden de importancia), enfrentan todo tipo de violencia, incluso lesiones físicas que culminan en asesinato, 15.000 violaciones al año, eso las declaradas, ¿cuántas mas no habrá?. Tal es la situación que pareciera que para muchas mujeres, salir de la miseria y de la violencia intrafamiliar es una quimera.

Un 8 de marzo para reflexionar… En España, pues los derechos logrados con tanto esfuerzo, bajo la excusa de una crisis o de un déficit que hay que obedecer, los estamos perdiendo.
Y… en el mundo, en México, pues el FEMICIDIO llega hasta la repugnancia más inhumana.
Hay una grandísima responsabilidad en los Estados en la promoción y consolidación de la igualdad de género y hay también una responsabilidad de todos y todas en denunciar y revelarnos ante todo aquello a lo que tenemos derecho y no tenemos o estamos perdiendo, IGUALDAD, que siempre está en riesgo.
Un 8 de Marzo para reflexionar no sólo sobre la mujer, quizás hay que ir un poco más lejos, reflexionar sobre la locura de esta civilización que llamamos civilizada.

Un saludo
Gloria Calero

7 comentarios:

Diana Raznovich dijo...

Amiga querida: me encanta aportar a tu blog mi humor.Gracias.
Y Feliz día, en tiempos en que se desanda lo andado,se
reclama lo ya conquistado, y se intenta hacernos retroceder en nuestros derechos.
Te quiero y te admiro.
Diana Raznovich.

Blanca Ponte dijo...

Una 'marea violeta' formada por miles de personas ha inundado la madrileña calle de Atocha para reivindicar políticas en favor de la igualdad de género en una marcha en la que han exigido la dimisión del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, por sus palabras sobre el aborto.

La manifestación, que ha sido el colofón a los actos de conmemoración del Día Internacional de la Mujer, ha comenzado en la plaza de Jacinto Benavente con Atocha como destino final y la ha encabezado una pancarta con el lema: "Ni un paso atrás en nuestros derechos. Ahora más que nunca revolución feminista".

Gran parte de los manifestantes ha acudido a la marcha con alguna prenda de color morado, como pañuelos, bufandas o boinas y han portado pancartas contra la violencia de género, contra los recortes en las políticas de igualdad y en favor del aborto.

Gallardón, quien afirmó ayer en el Congreso que "en muchas ocasiones se genera una violencia de género estructural contra la mujer por el mero hecho del embarazo", ha sido el centro de las críticas. "Gallardón, dimisión" y "Contra Gallardón, feminismo radical" han sido algunos de las consignas que han coreado los asistentes a la marcha, la mayoría mujeres, y que han acompañado con pancartas como "los vientres libres harán hombres libres" o "fuera el aborto del Código Penal".

Saludos Gloria
desde la Marea imparable.

Blanca Ponte

Isa M. Calvo Lizarran dijo...

Las mujeres cobran un 22% menos que los hombres, según la última Encuesta Anual de Estructura Salarial publicada en 2009 por el INE. Las mujeres cobran 19.502 euros de media frente a los 25.001 de los hombres, por lo que las mujeres tendrían que trabajar 54 días más cada año para poder ganar lo mismo que un hombre. En España, este número se eleva a los 80 días.

Con respecto al acceso de mujeres a puestos de responsabilidad, en España, tan sólo el 11,5% de los consejeros de las empresas del Ibex-35 eran mujeres, aunque la Ley de Igualdad persigue un mínimo del 23% que todavía queda muy lejos.

De los 867 millones de adultos analfabetos en el mundo, 550 son mujeres, según anuncia la ONG Intervida. Dos de cada tres personas analfabetas son mujeres. El analfabetismo es uno de los causantes de su dependencia del hombre y provoca que se encuentren en situación de desigualdad
Saludos Gloria
Isa M. Calvo Lizarran

Marina Cuesta Alizall dijo...

Si el ministro de Justicia quiere apoyar la maternidad, que se olvide de la reforma de la ley del aborto. Las soluciones son otras: más guarderías públicas, horarios laborales razonables, multas más duras contra las empresas que discriminen a las embarazadas, permisos de maternidad y de paternidad como los de Escandinavia y viviendas subvencionadas en alquiler para las parejas jóvenes que se quieran emancipar.

Si al ministro de Justicia le preocupa “la violencia estructural” contra la mujer, que no toque la ley del aborto. La solución no está en su departamento, estaba en el extinto Ministerio de Igualdad, en las leyes contra la violencia de género y contra la discriminación de la mujer; esas medidas de las que tanto se burló el PP cuando estaba en la oposición y que hoy no se sabe con qué dinero se van a pagar.

Si el ministro de Justicia quiere evitar los embarazos no deseados, que no nos cante milongas sobre el aborto. La solución pasa por la educación sexual en los colegios, las campañas de fomento del uso del preservativo y la píldora del día después.

Pero el ministro Alberto Ruiz-Gallardón en realidad no cambia la ley del aborto para apoyar a la maternidad, ni para combatir la violencia de género ni para evitar los embarazos no deseados. Todas estas excusas son tan falsas como la imagen progre del exalcalde de Madrid. La reforma que plantea el Gobierno –regresar a la ley de supuestos, en vez de la actual ley de plazos– lo único que busca es apaciguar al sector más conservador del PP, en contra de lo que opina la mayoría de la sociedad.

Si se vuelve a la regulación anterior, las españolas podrán abortar, pero lo tendrán que hacer sin que se note y con subterfugios: mintiendo a un psicólogo para poder tomar esa difícil decisión o, si la reforma es muy reaccionaria, viajando a Londres (quienes lo puedan pagar). Mezclar la “violencia estructural de género” con el aborto es solo otra hipocresía más. También un insulto a las mujeres, a las que el paternal ministro trata como si fuesen menores de edad.

saludos

Marina Cuesta Alizall

Joana Gil Baumes dijo...

Un profesor de la facultad de economicas y empresariales nos decía que “estructura es lo que dura, lo demás es coyuntura”. Con esta simple, pero acertada definición, podemos afirmar que la violencia de género es estructural, quizá la violencia más profundamente estructural en la historia de la Humanidad.

La violencia de género estructural viene dada por el dominio mayoritario del patriarcado, por el que los hombres, solo por la condición de ser hombres, tienen privilegios para hacer política (74% de cargos en los gobiernos), para acceder al trabajo (90% de los cargos directivos), para tener un mejor salario (16,1% más que una mujer), para ser escuchado, e incluso en algunos países todavía tiene privilegios legales.

Esta violencia de género estructural se traduce en violencias directas y culturales contra las niñas y mujeres. Actualmente, el hombre es un ser privilegiado por el mero hecho de haber nacido varón y, como consecuencia, la mujer es inferior a éste. Los hombres desarrollan su sentimiento de superioridad de tal modo que cuando no ven cumplidos sus deseos o expectativas con las mujeres que les rodean, responden con violencia; de manera directa, insultando, menospreciando, ignorando e incluso agrediendo física y sexualmente; y de un modo cultural, legitimando la inferioridad de las mujeres y la violencia contra éstas. Quién no ha escuchado alguna vez, ante un suceso en el que una mujer ha sido agredida por su pareja: “algo habrá hecho…”

Violencia de género estructural es que la mujer sea rechazada de muchos trabajos si está en edad fértil y quisiera tener familia, o si ya tiene hijos e hijas (porque los tiene que cuidar, ya que es su rol estructural). El sector empresarial en el capitalismo actúa con lógica de mercado, si una mujer no va a rendir tanto como un hombre, lo lógico es contratar a un hombre. Es por ello que se debe legislar en favor de la mujer en materia laboral. Y con la nueva reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy ocurre todo lo contrario. Porque limita y condiciona el derecho a jornada reducida para cuidar a hijos o familiares, el derecho a la lactancia y elimina la bonificación en las cuotas de la Seguridad Social de 1.200 euros al año de la que podían beneficiarse las empresas cuando una mujer se reincorpora a su puesto tras una excedencia para cuidar a sus hijos.

Esto es violencia de género estructural, señor Gallardón.
Muy buena la viñeta.
saludos

Joana Gil Baumes

Cate Valls dijo...

ABDESLAM Laarusi, imán de la mezquita de Terrassa, está siendo investigado por la Fiscalía porque en sus sermones de los viernes a mediodía pudo haber "instado a los fieles a corregir con actos de violencia física y psíquica las conductas desviadas de sus mujeres", aleccionándolos de paso sobre la forma más adecuadas de pegarlas. La Fiscalía ha solicitado a los Mossos d'Esquadra la transcripción de tales sermones para decidir si suponen un delito de incitación a la discriminación, al odio y a la violencia por razón de sexo, tipificado en el Código Penal con penas de hasta tres años de prisión.

Los Mossos d'Esquadra, que desde hace meses realizan discretas labores de vigilancia para detectar brotes radicales, han elaborado un atestado que incluye indicios de delito. Según dicho informe, el imán pudo haber dado sugerencias sobre cómo golpear a las mujeres (con un bastón, los puños o las manos), sobre cómo aislarlas en el domicilio conyugal y negarles relaciones sexuales. Todo ello, haciéndose eco de la textualidad de pasajes del Corán como este: "¡Amonestad a aquellas que teméis que se rebelen, abandonadlas en el lecho, golpeadlas!". Por su parte, fuentes próximas al imán –que el martes se negó a declarar– no se cansan de manifestar su extrañeza ante estas acusaciones, ni de señalar que siempre ha respetado a su familia, se ha expresado con justeza y se ha alejado de extremismos.

Mientras la investigación no concluya, lo pertinente es mantener la presunción de inocencia del imán. La prudencia y la mesura son bienvenidas en asuntos que atañen a la convivencia entre comunidades culturales y religiosas diversas. También lo es el mutuo respeto. La noticia relativa a las palabras del imán ha aflorado en vísperas del día internacional de la Mujer, que se celebra hoy, y no debe ser evaluada hasta que no se esclarezca con detalle. Dicho esto, procede exigir al imán atención a las normas –desde la Constitución hasta la Declaración de los Derechos Humanos– que rigen en el país donde habita desde hace doce años y han nacido sus cinco hijos. Tanto por su función como por la de la mezquita de Terrassa –una de las mayores de Catalunya–, Abdeslam Laarusi debe atenerse a la ley. No cabe pedirle, obviamente, que altere el texto del Corán. Pero, de confirmarse lo que sostiene la investigación, el imán habría incurrido en una intolerable y perseguible apología del maltrato a las mujeres. Por todo ello, la justicia debe esclarecer cuanto antes este caso

saludos

Cate Valls
Barcelona

Micaela Estibaliz Llorente dijo...

Muy lejos ha ido Gallardón con una afirmación que parece tener la intención de reírse de la experiencia de las mujeres. Pero quizá, lo peor es que detrás de esa afirmación se esconde un profundo desconocimiento sobre una realidad objetiva: el hecho de que la ley actual, aprobada en la anterior legislatura, consiguió en su día reducir por primera vez en España los embarazos no deseados, desde los principios de prevención y mayor acceso de las mujeres a los métodos anticonceptivos, incluidos los de emergencia.
Esconden las palabras de Gallardón también preocupantes falsedades sobre el respaldo jurídico de la ley que contó con informes del Consejo de Estado y del Consejo General del Poder Judicial. Unas afirmaciones que alegan querer proteger a las menores cuando, en realidad, el 90% de las mismas, al pasar por ese difícil proceso, lo hacen acompañadas de sus padres y respaldadas por una ley que protege precisamente a las menores que sufren violencia intrafamiliar o coacciones en el seno de su familia. ¿Qué va a hacer Gallardón con estos casos? ¿Ha hablado alguna vez con una mujer que ha tomado esa difícil decisión?
Por si esto fuera poco, el señor Gallardón habla de proteger al nasciturus olvidando o queriendo olvidar que la ley vigente es una ley de plazos, que acota el tiempo para poder interrumpir un embarazo y que, por tanto, es también más garantista que la anterior.
Hubo un tiempo en que las mujeres podían ser señaladas por decidir su maternidad (no hace tanto en Madrid). Un tiempo en que los médicos estaban inmersos en una profunda inseguridad, y la píldora poscoital, a diferencia de otros países europeos, requería de receta.
Ese tiempo cambió con una ley que superaba esa situación. Y tristemente, como si de un mal sueño se tratara, quieren que ese tiempo superado regrese de nuevo.
Por cierto, hay que decir alto y claro al Gobierno de Rajoy que la única violencia que sufren las mujeres es la ejercida por sus parejas o exparejas. Una violencia enraizada en una desigualdad y dominación de siglos que la actual ministra de "Igualdad" pasa a llamar intrafamiliar, aunque ésta se produzca en plena calle. Una situación con sus múltiples consecuencias que hoy cuenta con menos servicios públicos para atender a las víctimas en las comunidades autónoma gobernadas por el PP.
Hoy, en torno al 8 de marzo, día internacional de las mujeres, conviene advertir que no es casual la devaluación del Instituto de la Mujer, y de sus políticas, o que los anuncios del gobierno del PP en materia de derechos de las mujeres salgan de todos los departamentos menos del de Igualdad. Que no es casual que el Gobierno presente una reforma laboral que perjudica especialmente a jóvenes y mujeres condenando todavía más a la precariedad laboral a la que ya están sometidas y limitando nuestra posibilidad de garantizar la conciliación de la vida laboral y familiar. Esa que la ministra de Empleo afirma que también los hombres desempeñan de igual manera, falseando así los datos reales de nuestro país.
Tampoco es casual que el PP cuestione los gobiernos paritarios al afirmar que ellos cuentan con quien realmente vale: cuesta pues creer que no hay más mujeres válidas en las filas del PP.
En definitiva, no es nada casual porque, aunque eran pocas las intenciones que conocíamos del PP antes de votar el 20 de noviembre, sí que es cierto que las mujeres ya intuíamos que daríamos pasos atrás. Conocemos bien cuál es la verdadera política de la derecha en esta materia.
Desde el primer día se han hecho explícitas las evidencias: malos tiempos para las mujeres, y serias amenazas para la igualdad.
saludos

Micaela Estibaliz Llorente