lunes, 12 de diciembre de 2011

LA POLÍTICA DEL MIEDO

Estimados amigos y amigas:
Casi un mes desde que el PP ganó las elecciones y tengo que reconocer que algo ha cambiado. Se ha pasado DE LA POLÍTICA DE LA CRISPACIÓN A LA DEL SILENCIO Y DEL MIEDO. Hace mucho tiempo un amigo me dijo: “Gloria, no desesperes, la derecha “paraliza voluntades” y desgraciadamente tengo que darle la razón.
En este mes ya se empieza a hablar formalmente del “copago sanitario”, ya se están privatizando hospitales públicos, los recortes presupuestarios de las Comunidades están incidiendo directamente en sanidad, educación y servicios públicos con las consiguientes pérdidas de empleo, se habla de subir el baremo para las prestaciones de la ley de dependencia, es casi seguro, mes más o menos que subirá el IVA hasta de los “chuches”, lo que significa que subirá todo, menos las nóminas, las reestructuraciones bancarias llevan al cierre de sucursales, con pérdidas de empleo, Rajoy ha dado menos de un mes para que sindicatos y empresarios se pongan de acuerdo en una reforma laboral, y…

¿Dónde están las voces de “los críticos sindicalistas”?
¿Dónde están esos tertulianos siempre dispuestos a ponerle la guinda al plato?
¿Dónde está el movimiento 15M? O… ¿Dónde estamos todos nosotros?.

Creo que estamos aterrados. Como nos convencieron, hemos cambiado el gobierno de España como única salida de la crisis y ahora estamos PARALIZADOS ante el Tsunami de perdidas de derechos y puestos de trabajo que sentimos que viene, que ya tenemos encima.
El objetivo de la política del miedo, tan practicada históricamente en España, “es mantener a la sociedad asustada, ya que, cuanto más asustada esté, menos racional será su comportamiento y se dejará llevar por las consignas de quien considere que pueda solucionar la causa que produce el miedo. En este sentido, el ser humano, al estar asustado, se comporta como una manada que sigue al líder, se convierte en un animal incapaz de pensar por sí mismo y que se deja llevar” (Faustino Fernández, Mayo 2009).

Tan callados como asustados, no sé qué poner primero, que nadie ha reaccionado ante las palabras de Rajoy donde afirma “que la mayoría absoluta –el voto ciudadano mayoritario-, lo legitima para hacer los ajustes o recortes que crea convenientes”.
Ya lo dijo Rajoy como el alumno mas aventajado ante su “jefa europea” “hagamos lo que tengamos que hacer”. El gobierno de Zapatero con las medidas que puso en marcha propiciaron un ahorro de 15.000 millones de euros entre 2010 y 2011, para el 2012 lo que quieren es un ahorro de 20.000 millones de euros, los economistas liberales del grupo de “los Cien” “prevén que cada ciudadano perderemos una media de 500 euros en servicios y ayudas” (Levante El Mercantil Valenciano 12/12/2011)
Sus “reformas” apuntan a la línea de flotación de las políticas sociales y los derechos de los trabajadores y los más necesitados. Y en este contexto, me pregunto: ¿Una mayoría absoluta otorga el derecho del maltrato a los ciudadanos? ¿Una mayoría absoluta es sinónimo de ataque indiscriminado a los que menos tienen y más lo necesitan? La política de la derecha, históricamente así lo ha interpretado.

Hoy José Luis Sampedro, con esa lucidez que le caracteriza ha dicho “El problema actual no es la economía, es el valor supremo del dinero. Antes se respetaban valores como la justicia, la libertad, la solidaridad, la dignidad, el respeto a la naturaleza… eso, hoy, a veces se menciona pero no se cumple”.

Amigos y amigas estamos todos indignados por la situación que tenemos, pero reaccionamos apuntalando la ideología que nos ha llevado a esta situación. Hace unos pocos años un empresario me decía sin ningún pudor, cual era el trabajador ideal que buscaban: “hombre, recién casado, con hipoteca y que su mujer estuviera embarazada”, ahí estamos todos, donde querían, con deudas hasta los ojos, haciendo colas para trabajar en lo que sea, como sea y calladitos, seguiremos por un tiempo echando la culpa a Zapatero, cuando sabemos que no es así, habrá, ya las hay, muchas referencias “patrióticas” al espíritu español y a un futuro floreciente y... todos nosotros mientras tanto, “cogidos” como estamos, esperaremos con docilidad, que el tsunami se quede en huracán. ASÍ ES LA VIDA.

Un saludo
Gloria Calero

2 comentarios:

Adolfo Morales. dijo...

¿Miedo?, ¿vives en España?. Menos lobo Caperucita.

Gloria Calero dijo...

Estimado Adolfo:
No sabe como me alegro que usted no este asustado ni paralizado.

Un saludo
Gloria Calero